Asesoría y acompañamiento – Fundacion Trabajo Digno

Si lo solicitas, la Fundación puede asesorarte sobre problemas específicos y, en caso de necesitarlo, te acompaña en los diversos procesos de conflicto que pudieran presentarse. Todo ello con un mismo objetivo: lograr la exigencia y respeto de tus derechos.

Antes de tomar una decisión ¡infórmate!

En Fundación Trabajo Digno brindamos información y asesoría personalizada a cualquier trabajador que la requiera. Consulta nuestros diversos medios de contacto.

Te ofrecemos asesoría especializada en diversas situaciones:

 

Para trabajadores que deseen unirse y crear un sindicato, para la defensa de sus intereses.

 

 
 

 

Hasta hoy en día, una de las maneras más efectivas de defender nuestros derechos laborales es a través de un sindicato; ya que éste es la figura legal mediante la que tú y tus compañeros podrán luchar por la mejora de las condiciones de trabajo en las que se encuentran.

Recuerda que no es lo mismo que un trabajador de una gran empresa esté inconforme por la violación de sus derechos, a que todos (o la mayoría) lo estén. A un trabajador lo pueden correr “con la mano en la cintura”, pero si la mayoría se inconforma y se une, no habrá más alternativa que escucharlos, respetar sus derechos y atender sus peticiones.

 

A personas que sufren discriminación o acoso laboral.

 

 

El trabajo en igualdad es un derecho que establece la Constitución Mexicana; tu edad, tu sexo, tu estado de salud, tus preferencias sexuales o tus creencias religiosas no pueden ser pretextos para despedirte o privarte de algún beneficio.

Como trabajador tienes derecho a un trato digno, es decir: que te traten con respeto, no sufrir violencia alguna – ni física ni emocional – por parte del patrón, de tus superiores o de tus mismos compañeros de trabajo.

 

A los trabajadores que sufren o han sufrido accidentes o enfermedades de trabajo..

 

 

Si has sufrido un accidente mientras realizabas tu labor, en tus trayectos de la casa al trabajo o del trabajo a la casa o sufres alguna enfermedad que se encuentre relacionada con el cargo que desempeñas, se trata de un riesgo de trabajo y tienes derecho a que te paguen pensiones e indemnizaciones por ello.

Pide asesoría y exígelos.

 

Del trabajo de las mujeres.

 

 

Como mujer trabajadora, te asisten todos los derechos que consigna la Ley Federal del Trabajo y los mismos términos que a cualquier hombre (Aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, un día de descanso semanal, etc. –revisa el apartado “conociendo mis derechos”).

Y, adicionalmente, también cuentas con los siguientes derechos:

  • Recibir el mismo salario que percibe cualquier trabajador del sexo masculino y que se desempeñe en el mismo puesto que tú.
  • Que no te exijan pruebas de embarazo para contratarte.

En caso de embarazo:

  • No despedirte por el sólo hecho de estar embarazada.
  • No exigirte trabajos que pongan en riesgo la gestación de tu bebé.
  • Contar con una incapacidad de seis semanas previas y seis semanas posteriores al nacimiento de tu hijo.
  • Una vez que termine tu incapacidad por embarazo, regresar a tu empleo con normalidad.
  • Durante los seis meses posteriores al parto, que se te concedan dos descansos de treinta minutos para amamantar a tu hijo o que se te reduzca la jornada laboral en esa medida (Por ejemplo: que salgas una hora antes o entres una hora después de la que normalmente lo haces).
 

Trabajo de los menores de edad.

 

La Ley prohíbe que los menores de catorce años trabajen. Si tienes más de catorce años, pero aún eres menor de edad, puedes laborar con autorización de tus padres o tutores y tienes exactamente los mismos derechos que tiene cualquier trabajador mayor de edad y, adicionalmente, gozas de los siguientes derechos:

  • No trabajar jornadas mayores a seis horas diarias (la jornada máxima para un trabajador menor de edad es de seis horas por día).
  • No trabajar en horario nocturno; esto es después de las 10:00 p.m.
  • No desempeñar trabajos peligrosos o que puedan afectar tu crecimiento o desarrollo físico (Ejemplo: trabajar con sustancias químicas o inflamables o cargar objetos pesados).
  • ¡Derecho a un salario! Las propinas siempre deben ser adicionales a tu salario y no ser todo lo que ganes.
 

Trabajo de las personas de la tercera edad.

 

La Ley prohíbe la discriminación por motivos de edad. Ello quiere decir que como trabajador de la tercera edad, tienes exactamente los mismos derechos que cualquier otro trabajador.

Tu edad jamás puede ser pretexto para despedirte. ¡Infórmate y defiende tus derechos!

× Requieres de asesoría?